Mi laberinto: ¡A salir de la mina!

Hijo de Florencio Ávalos (minero) foto de Ariel Marinkovic AFP 13-10-2010 http://www.boston.com/bigpicture/2010/10/rescued_from_a_chilean_mine.html?camp=localsearch:on:twit:rtbutton

Han pasado pocos días desde que el mundo entero presenció el rescate de los mineros en Chile; no dudo ni por un momento de los llantos espontáneos e incluso recurrentes de millares de personas que se conmovieron ante cada uno de los rescatados; yo me encuentro entre ese puño de gente que rezó en silencio e invocó esperanza a  través del twitter como si fuese un banco de iglesia santa –parece que funcionó-

La espera ansiosa y la desbordada cobertura noticiosa permitieron conocer la vida de los mineros ¿Quiénes eran antes del derrumbe? ¿Qué hacían? ¿Cuánto abandonaron para irse a un desierto a trabajar? Este episodio tuvo hasta drama pasional cuando se descubrió que uno de ellos tenía dos mujeres; aún no entiendo ni el asombro, ni la crítica, porque eso es tan común en el macho latino que simplemente fue el toque farandulero; como en un cuento de realismo mágico no todo podía ser tragedia.

Este grupo vario pinto contó con varios personajes: futbolista, músico, escritor, comediante, experto en primeros auxilios, religioso y varios más. Cuando el polvo de la incertidumbre dejó de ahogarlos entonces se dedicaron a mostrarle al mundo las posibilidades que vienen de la esperanza; mientras, el Estado chileno se dedicaba a ejecutar todo lo posible por poner la ciencia y la tecnología a favor. Muchos se han dedicado a esbozar la facultad y oportunidad política del presidente Piñeiro, yo me conformo con que todos, incluyendo los rescatistas, subieran de nuevo a la vida y sellaran el horror con una tapa pesada.

Los mineros aprendieron en dos meses a organizarse y unirse en medio de un temor constante: Morir. Cada uno jugó un rol diferente, aportó su talento y se dejó guiar por un jefe que perdió ese título para convertirse en uno de los grandes líderes naturales del nuevo siglo,  aquel que conduce a otros con nobleza a pesar de sus propios miedos. Esta es la prueba fehaciente de que Dios nos ha entregado a cada uno un don y que en algún instante somos llamados a cumplir una misión.

Si la verdad ha sido repartida en cada ser humano, entonces por qué cuesta tanto que algunas personas  trabajen mancomunados y reconozcan la labor de otros, probablemente ellos son los tienen una mina. Todos los que critican y no dejan crecer a los demás albergan en su corazón una cueva sombría, en la cual deambulan arrastrándose y cuando salen a la superficie lo que buscan es atraer a su oscuridad a los que brillan con derecho propio. Estoy segura que recuerdas alguien así o te reconoces hundido en tus penumbras. No te asustes, hay muchos tipos de minas.

La buena noticia es que para cualquiera de los dos casos hay formas de no dejarnos vencer. Primero hay que esforzarse por reconocer  el tamaño de nuestra mina y cuál es la sombra que habita en nuestro corazón: ambición, egoísmo, soledad, envidia, pobreza, inflexibilidad, perfeccionismo, falta de compasión… puede ser una o varias, todos las tenemos – sí todos – Algunas son propias hechas a pulso por años y costumbre, otras nos la regaló nuestra familia, pareja, hijos, amigos  y… las aceptamos como cargas de irremediable destino; lo importante es no evadirlas sino generar luz constante para erradicarlas.

Yo también tengo mi propia mina, a veces bajo a visitarla, es cómoda, conozco sus espacios y sus sombras, algunas veces me he ocultado allí protegida y tibia, aunque  he hecho una vasta tarea por empequeñecerla y visitarla cada vez menos, hace poco fui a pasear en ella, le llevé “amor”. No sé si va a desaparecer por completo, porque le tengo aprecio –es mía- hasta tengo fotos e historias.  Pero también es cierto que amo más la aventura libre de la superficie, la posibilidad de vivir brindando ternura, aprender a tomar fotos con luz natural y  reescribir historias hermosas que hablan del perdón,   y por sobre todo acercarme a aquellos que han trabajado duro por una mina más pequeña o que han triunfado abandonándola por completo, tengo la dicha de conocer a varios…

¡Vamos intenta subir más a menudo, te sorprenderás!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s