Mi laberinto: Imaginario frecuente

auto retrato

Me desvanezco entre tus manos, imagina como permito que te encargues de mi humedad. Cada centímetro se sonroja aceptándote como nunca sin sofoco, con paciencia.

Cierro los ojos y siento tus labios rozándome la espalda, eres su dueño, piérdete una vez más a cielo abierto. Delatada ante ti mi deseo se vuelve fuerza, cuando nuestras manos se entrelazan se desata una tormenta.

Mi  cama se vuelve ausencia porque sólo tú la llenas. Mi cadera te recibe como el mar a las estrellas. Vamos por el melao que corrompe nuestras lenguas.

El único destino de regreso que tienes termina al borde de mi vientre.

Eres mi imaginario frecuente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s