Mi laberinto: Feliz día papi

Mi papá me duró muy poco. He hecho lo imposible por rescatar mi memoria infantil para que nunca se borre nada de él. Soy la última de sus 8 hijos; y única en su tercer matrimonio. A veces pienso que el encuentro de mis padres es la prueba que nunca nada se escapa del destino, ellos con demasiadas diferencias geográficas, ya con vidas muy caminadas, y de igual manera cupido hizo todo por encontrarlos, dejándome a mí como prueba de doble nacionalidad.

Él en sus múltiples decisiones (muchas veces no acertadas) cambió mi cuna por un par de almohaditas que no me dejaban caer de un puesto de avión, los aeropuertos se volvieron mi casa. Desde la selva amazónica venezolana hasta Centro América nuestros viajes incesantes dejaron huellas profundas en mi, seguro por eso soy inquieta necesito moverme, volar, conocer.

Su ternura e imaginación me mantuvieron segura, entretenida, ávida. Cada noche su manos tomaba la mía para hacerme dormir, a veces cuando tengo días muy duros me acurruco extiendo mi mano y imagino que coloca la suya en la mía, eso me devuelve la serenidad. Sé que existen los ángeles, el ratón Miguel, Santa, las hadas y las musas; porque él en algún instante me los presentó, me los hizo vivir, los sigo viviendo.

Francia fue un destino conocido antes de ir, me falta Nueva York, ciudad que amaba. El café, el chocolate, el gusto por descubrir sabores, embeber nuestra dicha en vino, el jazz, Sinatra y Madame Butterfly, la lista es infinita…Creo que tengo una mente sobre estimulada por cada cuento que recreó para mi; aquí están sus consecuencias en mi escritura.

Sé que un hombre puede ser cálido, porque eso fue lo que él dejó en mí. También sé que un hombre aunque sea padre se equivoca porque cada uno de mis hermanos y yo recibimos una dosis de esa gris cuota. Un día tuvo que partir con mi abuela, se fueron del país. Hoy no es para hablar de eso… Pero en sus cartas que aun guardo, el ejercicio del amor nunca perdió fuerza, sus respuestas a mis inquietudes infantiles siempre me dieron respaldo, su necesidad imperiosa de que fuese niña buena, tal vez no tuvo mucho resultado jajajjja.

Pero si algo pueden tener claro es que cada vez que hablo, conquisto gente, escribo. Cuando me he ido a otras fronteras sin importarme distancia ni el idioma. Cada vez que mi lado creativo brinca, se expande y muestra su libertad, mi papá está allí presente. Mis hermanos y yo somos las ocho muestras perfectas que la naturaleza muchas veces es sabía al dejar florecer lo mejor de la genética. Mi legado interno es poderoso y con él avanzo.

No hay un día sin ti… Siempre volamos juntos, siempre extiendo mi mano para ti. Te amo. Feliz día del padre, mi oración recurrente aquí manifiesta.

Papá y yo en Guanacaste - Costa Rica

Anuncios

2 comentarios en “Mi laberinto: Feliz día papi

  1. Que maravilloso saber como padre que la continuidad esta depositada en una hija bella….bella, llena de cuentos y de emociones, de pasajes, de caminos que quizas debes seguir para completar el sueño de la vida. Feliz padres que tienen hijos maravillosos. Felicidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s