Mi laberinto: nuestra esperanza

Y tú Rosybel me dices: “siempre que usted toca con sus líneas a mis hijos mis ojos se nublan de tanta llenura nosotros tambien la amamos coma!!
 
Y te digo:

Yo miro al cielo e imploro, ese milagro que usted conoce, vive, alienta, y yo allí quieta, amo, amo demasiado, esto no cesa.

Pido poco por mí, fluyo ligera con las bendiciones que recibo, pero mi alma se estira por ellos, tus hijos, que son míos, entonces pasa el tiempo y los veo perfectos creciendo, reconozco que Dios es magistral, cuando siento sus aromas dulces.

En mis gavetas de mujer existe una niña, esa que me abraza con cosquillas, que sería de mi sin Andrea y su picardía, y cuando el conocimiento me satura me acuerdo de Gabo que todo lo deslumbra, su genialidad nos conquista.

Entonces comadre amada como no respirar por ellos, si son nuestra esperanza, lloro enternecida, de verdad los amo.

——–

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s