Mi Laberinto: #30Libros, día 30 Los cuatro acuerdos

Hoy le toca a un libro que salve vidas. Hoy tambien finaliza este maravilloso recorrido por mi biblioteca en 30 días, al menos de mi mágico septiembre. Gracias a Ivan por impulsarme a hacerlo y la compañía dulce de Aglaia, Raomely, Nay y Tutú. Abrazo librero para todos.

———————————

Vivimos rodeados de literaturas, textos, libros… que le ponen número a las doctrinas,  les dicen leyes, claves, y los muy básicos tips. Hasta que llegó el Dr.  Miguel Ruíz colocando la palabra -acuerdo- a la luz de 4 ejercicios de vida, que si logras comulgar con ellos te ayudan, no a no cometer errores, sino que al cometerlos sean de menor envergadura en tu vida, en la del otro; es que el acuerdo que se consolida en contigo mismo.

Me la paso olvidándolos, tengo un problema de domesticar mi alma a las leyes, pero tanto he dado con los acuerdos que surgen como voz interna, entonces me aprietan el cuello, y en esa pérdida de oxígeno cerebral, aparece la cordura, y cedo.

Creo que sí es un libro que puede salvar vidas, evitar enredos, hacer historias donde no las hay; y eso que las mujeres somos especialistas en crear mitos urbanos desde unas gotas de agua regadas en el piso ¡Dichosa maraña femenina! 

Voy a recordar los cuatro acuerdos con mi visión:

1. Sé impecable con tus palabras. 

Algunos recibimos el don de palabra, hay que ser cauteloso, cuando la vida me ha puesto al filo de lastimar a otro con mi verbo, trato de detenerme, en algunos intantes caminé con el ego adelante y además crei tener hasta el derecho. Me ha tocado decir cosas que no me gustan, mostrarlas no como queja sino como vivencia, a veces no he logrado la empatía en lo que digo, pero me siento mejor no siendo dura con mis palabras. De nada vale ser un granito duro, al final no serás más que un tope de cocina hermoso, pero sin suavidad y alivio como la arena que acaricia nuestro andar.

2. No tomes nada personalmente.

Difícil, muy difícil, porque hay cada cabeza hueca y estorbo, que a veces es inevitable no llevarlo al lado personal, sólo sucede, y definitivamente hay cosas que son de rango muy personal. No olvidemos que hay mucha sangre en nuestro sistema, pero en la medida que logramos hacerlo, nuestra paz se justifica y encima se practica. Ignora lo que no nutre.

3. No hagas suposiciones.

Pregunta, por Dios ¡pregunta! y luego de escuchar la respuesta decide qué hacer. A veces sabemos que nos mienten, no por lo que nos dicen, sino por lo que después hacen. Si te están diciendo que eres parte de sus días, pero jamás hubo tiempo alguno para un breve compañía, una simple tarde de café, es claro el mensaje, aún así pregunta y luego simplemente avanza, de verdad aunque nos duela mucho en su momento, nada nos va a pasar, la vida sigue, sigue. Pero siempre sera de mejor calidad sin las suposiciones.

4. Haz siempre lo máximo que puedas.

No seas MEDIOCRE, quiebra tus ideas una y otra vez hasta lograr cambios, transformaciones. La gente promedio es parte del mundo, pero ¿por qué ser uno de ellos? si podemos ser extra ordinarios con lo que hacemos y encima tener el coraje de doblegar el ego y tratar de que otros lo sean, incluso superándote como maestro. Siempre me da alivio decir: hice todo lo que pude, y a veces me quedan dudas si tal vez no pude más. Ver la película “La lista de Schindler” en su fase final, te quiebra el corazón cuando ese hombre dice: “pude haber hecho más”, entendiendo que gracias a su labor muchas generaciones de judíos hoy existen. Maximiza tu sonrisa, expande tus talentos hasta reventar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s