Laberinto a dos voces: Nos pensamos

TU VOZ

Pienso en ti,
en esta hora en que la convicción ha vencido mi concluyente rigidez,
en el momento que me desplomo débil y encallado
a las promesas dormidas de tus besos,
en la oscuridad eterna de este mal paso dado a tientas,
ciego como el sonámbulo enamorado de la niña de tus ojos,
el viraje indomable que la vida ofrece un segundo después de resolver no seguir viviendo,
no seguir amando.

MI VOZ

Pienso en ti, como cada granito de arena de aquel  reloj que me entregaste antes de partir. Mi pensamiento se volvió orilla de tu húmedo deseo almibarado en mi vientre. Me quedé sobre tu espalda, susurrándote cosas que tuvimos que entregar al viento; poco a poco adormecida me llevaste a pasadizos secretos en mi laberinto, allí la vida dio un giro sorprendente, me vi muda y desamparada ante el cielo nocturno, tú llegaste ávido y contundente para arropar mi alma silente. Hoy amo a destiempo.

——–

Entrada poema ” Los muertos lloran en silencio” de Alejandro Cifuentes en su CATALEJO

http://cifuenteslucic.wordpress.com/2011/04/14/los-muertos-lloran-en-silencio/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s