Laberinto a dos voces: Ofrecimiento

TU VOZ

Te ofrezco la simple rectitud de mi mirada,
la espesa profundidad de mi amor,
sumergida desde la candidez a la complejidad,
mi compañía infinita frente al pozo ineludible del tiempo
y la poderosa y sempiterna proximidad de la muerte.

MI VOZ

Te ofrezco lo que soy, un viente danzante que encontró en tus manos la paz requerida para avanzar y el agite indispensable para morir.

Tengo en mi busto un espacio mullido donde tus sueños se vuelven mares navegables y tus pesadillas se encierran para jamás emerger hacia tu alma.

Soy lo que soy en esta vida, la que  fui, la que seré, una especie de contrato que no se extingue y cada vez regresamos más amados, más fuertes.

Borré el tiempo de mi memoria, porque en mis recuerdos, presente e incierto futuro, eres la cumbre más alta a la que ha llegado mi alma, mírame como me desprendo de todo para no ser más que un soplo del viento que llegue a tu boca y te aliente.

Entrada poema «Amores que dejé» de Alejandro Cifuentes en su CATALEJO http://cifuenteslucic.wordpress.com/2011/04/03/amores-que-deje/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s