Laberinto a dos voces: silénciame

TU VOZ

Le preguntas al silencio.
Siempre.
¿Me besarías en una noche de lágrimas?
Y me quedo mudo aguardando la mutilación de cada día,
diciéndote que estoy aquí, pero que ya no soy,
que hace tiempo dejé de ser quien era.

MI VOZ

El silencio lo puede ser todo, es como una inmesidad donde se ha extinguido la vegetación pero las nubes pululán andares. Para qué llenarnos de palabras si los besos son un legunaje que no miente, entonces ¡bésame! ¡silénciame! Aparta tanta letra suelta y atáme a tu lengua. Cada día ya no somos, pero es que para hacer silencio sólo basta hacerlo y eso también es decirnos algo.

—–

Entra poema “El rumor de la caracola” de Alejandro Cifuentes en su CATALEJO

http://cifuenteslucic.wordpress.com/2011/02/25/el-rumor-de-la-caracola-2/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s