Mi Laberinto: El rumor de tu caracola

Con amor a Alejandro Cifuentes.

Así llegaste un día apresurado de mí. Con tu voz en cadencia que se volvía rumor. Te ofrecí mi cuello para que pudieses narrar la vida y en mis manos encontraste nuevas posibilidades de rimas y cánticos.

Así llegaste un día apresurado de mí. No tuve opción que dejar que me llenaras de arena mis pies que danzaban en tus pupilas. Me vestiste de nácar conviertiendo mi piel en pergamino antiguo.

Así llegaste un día apresurado de mí. Encontramos que nuestros rumores ahora eran una señal del destino, que el oleaje de tanto desamor ahora acariciaba la orilla tibia de mis labios,  refugio de los tuyos, resecos de desaciertos.

Así llegaste un día apresurado de mí. Supe que tu poesía no era más que una fantasía de mi alma, pero mía al fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s