Mi laberinto: Cambio nubes por libertades

Nube de Caracas – foto de Ayran Oberto

  “En 8 años de prisión solo he tenido acceso a 13 días de luz solar y aire natural”. Iván Simonovis @Simonovis

Entre los atropellos acostumbrados del lunes y a los cuales resisto casi heroica, me encontré con ese tweet del ex comisario Iván Simonovis. Caí de rodillas.

Tras los sucesos del 11 de abril del 2002, los ex comisarios Henry Vivas, Iván Simonovis y Lázaro Forero, más diez policías metropolitanos, fueron encarcelados con un intrincado proceso judicial. No basta con todas la tachaduras que lleva la justicia venezolana en este caso, también carga a cuestas violaciones contra los Derechos Humanos, entre ellas no dejarlos salir de sus celdas a hacer ejecicio y tomar sol, o recibir la necesaria asistencia médica. No fue hasta hace poco que Vivas recibió medida humanitaria y lo dejaron irse a casa; los demás claman su libertad.

No voy a hacer un recuento de esta barbarie, hay demasiado centimetraje de prensa en el tema.  Estoy apesumbrada reflexionando cómo una persona sobrevive sin sentir el sol sobre su piel. Hoy cambio nubes por libertades. Una nube por cada uno de nuestros presos políticos, porque además son muchos, como el de la jueza María Lourdes Afiuni y otros nombres  que se van difuminando en el tiempo, pero no así su cárcel.

Mientras no retorne el equilibrio de un Estado con sus Poderes bien delimitados, donde la justicia no sea más que un edificio de sentimientos ruines; hasta que los ciudadanos no tomen la democracia en sus manos y la ejerzan buscando paz y cese de la violencia verbal de este Gobierno; hasta que no asumamos una posición de real de duelo ante los cientos de vidas que se pierden cada fin de semana. Hasta que ese día no llegue, nosotros también seguiremos encarcelados. También somo presos políticos.

Seguimos con demasiados privilegios, y no los valoramos. El lujo de salir y dejar que el sol alerte nuestros sentidos; el derroche de comernos un chocolate sin pasar una requisa violenta; la condición perfecta de nuestros pasos que aún marcan las aceras.

Yo empezaré a regalar nubes a cada preso político, invito a mis amigos fotógrafos a hacer lo mismo. Ha llegado el fin de mi título de periodista desde el banquillo, es hora de ir a la calle y contar estas historias, tenemos meses por delante en que la verdad será la única salida posible hacia unas próximas elecciones.

Quiero un cielo libre para ellos, para mi Venezuela maltrecha. Que cese la impunidad y la venganza política. Quiero nubes que les recuerden a nuestros presos políticos, a todos,  que si habemos ciudadanos que nos duele la patria y no precsiamente para morir por ella, sino para vivirla.

Cambio nubes por libertades.

—-

Dedicado a Iván Simonovis… y a quienes cuya inocencia está tras las rejas venezolana.

Anuncios

6 comentarios en “Mi laberinto: Cambio nubes por libertades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s