Pedro el buen padrino

230942_6604118228_4906_n

 

“He decidido empezar una campaña para que Carla Gabriela Sulbarán y Jesús Hernández bauticen a Eva Lucia por la sencilla razón de que quiero ser su padrino. Que nota de bebé”.

Hace unos días este singular post apareció en la biografía del FB de mi amigo Pedro, al momento de escribir esta nota lleva 32 comentarios sobre el tema, para algunos sorpresa, para otros apoyo, risas, lo más importante nadie en contra ni siquiera en juego.

En mi caso particular después de haberme divertido escribiendo en su muro, tuve que preguntarle que si de verdad de corazón él sentía el compromiso necesario para ser  el padrino de Eva y todo lo que implica asumir ese rol. Se lo pregunté porque yo tengo un sólo ahijado de bautizo y si algo tengo claro es que yo soy parte importante en la crianza de mi “mostro marino” y además ha sido una experiencia extraordinaria que ya lleva 8 años.

Volvamos a Pedro….

Voy a plantear porque yo si creo con toda mi respiración que tú, Pedro, puedes ser un buen padrino y que Dios te mire con dulzura si has de recibir el sí por parte de los papis de Eva. Aqui voy:

Pedro es un hombre bien, eso en este mundo consternado es una hazaña y además probablemente una especie en extinción. Ser un hombre de bien desde la perspectiva de él es no irrespetar la vida de nadie, evitar hacer juicios y ser colaborador en la medida justa de su tiempo y recursos. Para qué le puede servir a Eva que su padrino sea un hombre de bien, que tendrá la dicha no sólo de reconocer en su papá y mamá (que también lo son) sino a través de Pedro que convivir a través del respeto sera en ella la base sólida para ejercer el amor e incluso para manifestar su inconformidad o diferencias, sin la necesidad de atropellar a nadie; entonces hay muchas probabilidades que su crianza la lleve a ser una mujer -de bien-.

Pedro tiene una ternura muy muy particular y sé que les dará risa lo que digo, pero es cierto. Pedro es de esos hombres que tiene el momento preciso para el abrazo mullido, la mirada limpia para hacer un cumplido, la respiración suave cuando es uno el agitado por la tristeza y el silencio justo cuando es mejor solo hacer compañía en contemplación. Es justo esa ternura que si fuese posible habría que meterla en una cajita y dejarla reposar para usa en casos de emergencia. Eva aprendería entonces que a veces tomar de las manos en silencio es mejor que decir mil consejos; Eva al igual que Pedro entonces usaría la ternura para salvar a otro, cuando se cree que ya nada es posible.

Pedro es historiador titulado y de práctica; saber preservar el recuerdo adecuado, contarlo con verdad cierta y además propiciar su divulgación como un condimento esencial de la construcción del futuro, habla de como él cuida sus momentos y el de los suyos. Eva de la mano de Pedro podría entonces convertirse en una coleccionista de momentos, ojalá los más hermosos, ojalá los que sean suficientemente luminosos, para que cuando los tiempos curvos y oscuros aparezcan, ella pueda tener su propia luz, construir su historia con fe.

Pedro es scout, podría escribir páginas y páginas sobre esto, pero lo más importante es que uno, Pedro sabe que la misión de un scout es -servir-, ser ciudadano y además dejar el mundo mejor de como lo encontró; esas acciones son tan diversas desde sembrar un árbol, hasta tener cordura democrática. Entonces Eva tendrá la oportunidad de ir a muchos parques, sentir la brisa con los ojos cerrados y saber que Dios tiene lenguajes diversos; Eva reconocería que la vida es una obra hecha por el Creador y ella una criatura perfecta y útil en ese paisaje – si así lo decide su corazón-.

Pedro sabe lavar platos y ayuda en casa sin queja, con orgullo y además sin esconderlo (al menos así ha sido delante de mí, no sé que opine mi Nieves al respecto). Eva sabrá que mientras se lava platos se puede pensar en el marco teórico de una tesis, recordar a Montejo y encontrar las cosas a tiempo, lo más importante que los hombres son grandes hombres justamente por lo que hacen con más naturalidad y sin tabúes.

Pedro escribe libros, al menos ha publicado uno. Eva entenderá que el legado de nuestra presencia puede ser por varios caminos pero que si se escoge entregar al mundo el conocimiento, entonces deberá esforzarse, tener paciencia y creer en sí misma, a su tiempo, con su ritmo; ser ella misma será el mejor libro publicado.

Pedro tiene perros e incluso cuida los perros de otros en una emergencia. Amar a los animales habla de una visión con respeto y disfrute de las criaturas, así como cuidarlas y convivir con ellas. Eva aprenderá a ser compasiva, reconocer la voluntad de la vida que se repite una y otra vez en la naturaleza y tal vez entregar su cuota de amor por aquellos desamparados o al menos evitar tanto realengo suelto.

¿Aún tienen dudas que Pedro puede ser un buen padrino?

Decidí escribir este post y además hacerlo lo suficientemente público porque estamos en un momento país en que la tragedia, el desamor y la incertidumbre nos los quieren imponer de vestuario; entonces qué mejor que reconocer en alguien su compromiso con el bien y además la generosidad expresa de querer contribuir con la crianza de un bebé.

A eso yo lo llamo ESPERANZA manifiesta, contundente, sin atajos.

1463770_10153528618440352_847180495_n

Pedro… gracias por ser quien eres, por tenerte en mi vida, por entregar sin apego, querer en la distancia y por los que tequeños que comeremos en tu nombre, buen padrino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s