Rómulo, fotógrafo peregrino

Captura por la fotógrafa  Dani Garofalo - Paraguaná 2014

Captura por la fotógrafa Dani Garofalo – Paraguaná 2014

Me lo crucé un día cualquiera, que pasó a ser un día extraordinario;  de allí en adelante mis ojos se han nutrido de su esfuerzo y dedicación por la fotografía. 

Hace poco un amigo en común, Ricardo Arispe le construyó su página web y yo paseando en ella, luego haciéndole mis comentarios, terminé sin darme cuenta, ruborizada, temblorosa, orgullosa, escribiendo su biografía para la página. Él la leyó y antes de que yo pestañeara ya la tenía publicada. 

Aquí les dejo su página http://www.romuloavendano.com/ , su más reciente publicación es “Estación Central” http://www.romuloavendano.com/estacion-central/ en La India, viaje del cual no ha regresado.

Les dejo también lo que escribí de él, a amor pleno, a esperanza llena. Rómulo es justamente lo que quisiera multiplicar en el país para que se fortalezca la fe en las cosas posibles, el trabajo a diario en positivo.

Vengo a echar el cuento, hoy día de San Juan, para que no nos falte energía, ingenuidad y muchas millas para recorrer documentando la vida; es mi oración simple para todos los que poseemos alma viajera y necesidad del mundo.

Rómulo: Es un honor que se crucen nuestras miradas, de foto a foto, de poesía a poesía. 

Tierra negra

Tierra negra

—————–

Biografía de Rómulo Avendaño: http://www.romuloavendano.com/biografia/

Viajar a través del mundo interno, descubrirse creador y dueño de una visión, sentir que la adultez es un nuevo bosque lleno de frutos y exquisitos perfumes; encontrarse a sí mismo con el poder absoluto de vivir y andar en el planeta sin desperdicio alguno; reconstruir manos y alma para un nuevo camino, ser lo que hoy se es en plenitud: Un apasionado de la fotografía.

Un marino nunca deja el mar, debe pedirle permiso para emprender otros viajes y entender que en tierra y cielo también hay que remontar olas, eso siempre será un reto, como la carrera fotográfica de Rómulo Avendaño. Así, desprendido de años de experiencia marítima, él encuentra en el 2008 un nuevo mar: La fotografía. Formado en los espacios de la escuela de Roberto Mata y Avecofa, logra conectarse con otra manera de mirar, hace alianza con el lente y descubre un sinfín de nuevas olas crespas y aguas serenas.

Dos años después, en el 2010, recorre las costas venezolanas y obtiene como resultado su trabajo “Tierra Negra”, dedica su exploración a encontrarse con las raíces de las generaciones afro descendientes que hoy son fuerza, tambores, cacao y miel de nuestros bordes marítimos. Esta serie de imágenes fue posteriormente publicada por el diario El Universal en su sección “Mirada Expuesta”, editada por el periodista Juan Antonio González.

El 2011 una explosión de color, tierra, misticismo y sabor, fue el camino que atrapó a Rómulo; un viaje a distintas ciudades de La India marcó su idilio total con la cámara. Así florece su puesta fotográfica denominada “Samsara”. En ella logró representar el ciclo de la vida humana, desde el nacimiento hasta la muerte y además adentrándose en los pasillos misteriosos de la reencarnación.

En marzo del 2013, documenta el funeral del fallecido Presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías; esta serie fotográfica le otorga en la ciudad de Nueva York, el acceso a uno de los diez cupos reservados para fotógrafos extranjeros del prestigioso taller de fotografía documental fundado por el ganador del premio Pulitzer, Eddie Adams. Rómulo Avendaño se convierte en el primer fotógrafo venezolano con tal oportunidad.

Durante este taller fue guiado por el fotógrafo John White, ganador del premio Pulitzer en el año 1982, el fotógrafo vietnamita Nick Ut, ganador del premio Pulitzer por su famosa foto de “La Niña de Napalm” en el año 1972 y por el fotógrafo Argentino Rodrigo Abd, premio Pulitzer 2013, entre otros fotógrafos internacionales; esta experiencia logra agudizar sobre cómo documentar y dejar huella gráfica.

París, la Ciudad Luz, mujer de pasiones descarnadas, mirada altiva y paladar exquisito, cede en junio de 2013 espacios destinados sólo para sus amores y genios; ella sucumbe y susurra ante la mirada de Rómulo y permite que le entregue un antiguo perfume. Es así como “Samsara” llega a la exposición “Metiers Du Monde” en la Galerie de la Cite Internationale des Arts de París, muestra curada por  la prestigiosa fotógrafa francesa Francoise Huguier. Esto es lo más cercano a un beso de amor en los jardines de Versalles, ante la mirada inquieta de María Antonieta y el Rey Sol.

Incursionar en la fotografía comercial en Panamá, Colombia y Venezuela, ha sido un nuevo camino de provecho y desarrollo personal; la misión ha sido construir un estilo que conmueva, atrape y evoque. La fotografía de Avendaño le permite a las marcas comerciales que pasen a ser un recuerdo privado, propio, en la mente del consumidor. Ese es su estilo publicitario.

Gratamente lo he visto viajar, el mundo es su patio de ensayo y mejora;  cierro los ojos y sé que antes de dar un click, Rómulo respira, siente el terreno y su energía sagrada, mira al cielo con humildad y enfoca; lo sé, he visto cientos de imágenes que gritan emocionadas como la vida está allí, cómo él nos la trae de vuelta para sembrarnos la necesidad de tener el mejor foco posible, ese que da felicidad, plenitud y agradecimiento al Creador; tal vez por ello Rómulo Avendaño se ve a sí mismo como un purista de la imagen, se prohíbe cualquier intervención o modificación en sus fotografías; lo que obliga a estar en permanente aprendizaje, sin dejar de ser flexible ante nuevas técnicas y tendencias.

Esta travesía no es en soledad, una de las cosas más placenteras que ha logrado como fotógrafo es hacer ver a sus hijos Diego Alejando y Sebastián, que la vida es un paisaje sin fin, que ser un buen hombre no es sólo decirlo sino hacerlo, dejar una obra, recomenzar las veces que sean necesarias. La primera vez que lo vi con cámara en mano, guiaba a su pequeño Sebastian a hacer una buena toma, eso me conmovió, me hizo admirarlo sin saber su pasado, ni presente.

Ser un fotógrafo como Rómulo Avendaño es una promesa de esperanza para sus hijos, para todos los que vemos su crecimiento profesional; es la llamada a una Venezuela positiva; saber que vivir del talento es una decisión, muchas veces un mar picado; pero satisfactorio. No crea ciegamente en lo que he escrito, pase a la galería, déjese cautivar y si después de navegar cree que exageré, réteme a que piense distinto de la obra de Rómulo; puedo decir sin duda alguna, que eso no sucederá; usted pasará a la filas de quienes lo admiramos.

Rómulo, esa luz con la que trabajas que “recompone lo que compone”, la rosa de los vientos de Dios contigo siempre. Gracias.

La India 2012

La India 2012

Anuncios

4 comentarios en “Rómulo, fotógrafo peregrino

  1. BRAVO ROMULO! varias veces, pues con una sola no basta. Que sigas creciendo en tu trabajo y experiencias y que tengas muchas oportunidades para demostrar tu talento y pasión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s