Bogotá Humana. Crónica 5. 29 Oct 2014

Voy a ser muy cruda con lo que voy a decir, Venezuela está de arrastre, por no decir en la mierda. Sí,yo trabajo con cosas que estimulan la esperanza,sí me estoy terminando de especializar en psicología positiva, tengo un lindo proyecto que es la Cebra Positiva, estoy formándome como coach para ayudar más y más; creo que hay gente y cosas bellísimas en mi país; pero la cárcel económica es muy triste, básicamente porque en general hay un grupo de venezolanos que estudiamos mucho,mucho,para tratar de tener una mejor calidad de vida; cuando vez un hiper mercado como Éxito en Bogotá, todo te cachetea, no porque uno ande muerto de ansiedad por comprar cosas, el disfrutar, tener,experimentar, es parte de vivir como cualquier otra vivencia, incluyendo el crecimiento espiritual. Algunos lo llaman el manejo de la prosperidad,yo lo llamo tu derecho por lo que te has esforzado. Anaqueles llenos de desodorantes, leches, harinas, aceites, toallas de bebé ,ahora son parte del tour en otro país,me parece totalmente patológico y yo parte del grupo que ha enfermado.

De verdad no necesito para nada un BMW, pero obtener lo básico, tener paz y saber que hay opciones, es lo más cercano a la estabilidad. Ayer hice chistes crueles del tema, mientras caminaba entre anaquel y anaquel, pero no era más que dolor puro, de esos que se llaman arrechera. Porque yo sé que mientras estoy escribiendo este post hay una mamá venezolana que no sabe dónde conseguir pañales y compotas. Así como hay idiotas que dicen que si hace falta no nos lavaremos más el pelo, porque eso es amor a la revolución. Nos quieren pobres, callados, miserables y hediondos.

La Bogotá de ayer me mostró lo que ya no somos, lo que yo en mi país no puedo ser, entonces no le puedo dar ninguna nota romántica a este escrito.
Lo único que me salvó la rabia maquillada de ironía fue haber pasado toda la mañana en ArtBO, la feria del arte de Bogotá que llegó a su décima edición, y encontrarme en un pasillo con Cruz Diez, vi el cuadro, recordé haberlo conocido en el Centro Cultural Consolidado cuando trabajé allí, era un lunes, la sala de exposiciones estaba cerrada, el tema era Caracas del siglo XIX, el vigilante me llamó porque un tal señor Cruz que se iba para París quería ver si lo dejaban entrar un momentico, sentí escalofrío y bajé como una loca, cuando lo vi, todo se apagó a mi alrededor, Carlos Cruz Diez estaba frente a mí y yo le tomé las manos diciéndole “Maestro”, lo conduje a la sala y traté de que no se me olvidara nada de la expo. Todo ese recuerdo se me vino en segundos viendo una de sus obras en el ArtBO, agradecí de nuevo ser venezolana, creativa,amorosa, equivocada, inquieta, repito, venezolana. El arte de nuevo me salvó, me llenó de colores, recordé la inmortalidad de lo cromático y la rabia de no tener jabón para lavar pasó de nuevo al rincón.

Bogotá Humana me mostró una de las mejores cosas que ha parido Venezuela y además en la tarde me entregó la amabilidad de Don Emilio; estábamos en un Juan Valdez en el centro comercial Unicentro, el local estaba lleno hasta la metras y lo vi a él, con su bandeja con un café y un pastelito, busca que busca donde sentarse, sus años no le daban para correr hasta una mesa,así que le dije que se sentara con nosotros, a él le sorprendió, yo me enternecí. He visto como mi mamá ha ido perdiendo la velocidad así que no fue más que darle chance a tomar su café con cuatro venezolanos que hablábamos muy rápido. Me dijo que era ingeniero, jubilado, pero que estaba dando clase en la universidad, “ya estoy cansado, quiero quedarme en casa ya haciendo nada”, suspiré, todo tiene su edad, será que yo siendo así de pata caliente me llegará el momento del no querer hacer nada, seguro, es que tal vez los huesos no responden tan rápido como la mente y el espíritu, vainas que reflexiono después de mi artritis con el chinkungunya.

Don Emilio también me contó que su hija menor se casa en abril y que él estaba esperando que terminaran esas vueltas, porque del tema de modelos de vestidos de novia, él prefiere no opinar, total con lo que se ponga “la veré bella”. Eso también me dio ternura, perdí a papá tan chiquita, que a veces pienso que el diría cosas así de mí. No hay manera de separme de lo que he sido y soy; a donde camine, me siente a conversar, se me sale mi propia historia y se me cruza con la de otro.

Bogotá Humana me regaló ese día una calle que se llama “cara de perro”, un montón de ciclistas disfrazados, una tienda donde conseguí un gorro de cebra que usaré cuando tenga actividades con niños y tal vez algunos adultos que quieran jugar, tomé una foto de la torre Tequendama y un vigilante me regaño, “dizque” porque está prohibido, caminé cuadras llenas de arte y le estreché la mano de nuevo a Cruz Diez, me reí a morir con Elda y Carlos porque entre pasillo y pasillo del ArtBO había vino, supongo que por aquello del arte feliz, encontré un pan artesanal y un quesito, que nos cominos rodeados de arte como si estuviésemos en París, jugué con las obras que eran interactivas y las que no, volví a almorzar como una cerda, pasé arrechera, ah eso ya lo conté de primero, un taxista nos trató de convencer que Bogotá se cae a pedazos, cada quien con su visión del infierno y Don Emilio sé que tuvo una tarde muy particular entonces tuvo una cuota de cielo (como yo).

Ser venezolano es más que este momento, lo dije en mi discurso del diplomado I de Piscología Positiva, nosotros besamos con sabor a cacao, tenemos en el corazón joropo y gaitas, nuestra mirada es un atardecer en Mochima, un abrazo apechuago con neblina andina, por eso hay que recordar cada día que somos más que una cola de Harina PAN; es una llamada al futuro, aunque no nos toque verlo, nuestro libertadores no pensaban en ellos, pensaron en el resto de los siglos que seríamos libres de esclavitud y en esa historia también Caracas y Bogotá se unen, como yo tejidas a ellas en este viaje.

Gracias Bogotá, seguimos en esto de ser humanos.

20141027_134419

20141027_191520

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s