Misión cumplida Gustavo, hermano y jefe scout

B1kKNQjIQAA8fsb

Tuve la dicha de darle mi mano izquierda, abrazarlo, llamarlo Jefe y escuchar su sabiduría; incluso de verlo portar pañoleta scout con un nudo de plástico, lo que hablaba de su humildad, de tener muy claro quién era y su ejemplo ante nosotros.

Gustavo Vollmer llevó en su apellido y sus cristalinos ojos azules la transformación del  movimiento scout venezolano hacia la modernidad, su legado se ha sostenido en el tiempo, sus esfuerzos económicos salvaron más de una vez los proyectos de la Asociación, y por sobre todo su gran don de palabra que nos hizo conocerlo como un hombre probo, ético y cariñoso.

Hace algunos años en una Asamblea Nacional en Maracaibo, le pregunté que era lo mejor para él de ser scout y ya con su voz otoñal me picó el ojo y me dijo “servir”.

Es así, los que somos scouts si algo sabemos hacer en la vida es “servir”, entregar al prójimo nuestras acciones de paz, proteger al más débil, honrar al país; es que es parte de lo que prometimos al recibir nuestra pañoleta  y esa promesa no se vence, es un compromiso de vida; como todo lo que hizo Gustavo por cada niña, niño y joven para que recibieran en Venezuela un programa scout digno, generoso y ajustado al pensamiento del fundador Lord Baden Powell.

Gracias por todos tus esfuerzos al hacer de Venezuela un país de posibilidades; nos dejas acciones luminosas derivadas de lo que enseñaste a tu familia, como el proyecto Alcatraz en La Victoria, llevado adelante por tus sobrinos. Hectáreas colmadas de caña de azúcar que aún perfuman a Aragua, que endulza nuestro guayoyo antes del amanecer.

Recuerdo hace como cuatro años me lo encontré en la iglesia del Colegio San Ignacio, lo abracé espontáneamente, le di mi mano izquierda, entonces supo que yo era scout y me volvió a abrazar. Se me aguaron los ojos, ya estaba muy viejito, pero como siempre su mirada serena. Me despedí. Un amigo que me esperaba cerca me dijo “guaoo abrazas a Gustavo Vollmer”, yo me volteé entendiendo que hay gente que dice cosas tontas y solo le respondí, “no, abracé a mi hermano scout”.

Tengo el pecho orgulloso de saberte ahora luz, de que estés en el campo de la dicha y el reposo, que Dios te otorgue valles floridos para que puedas disfrutar de anocheceres excelsos cerca del crepitar de algunos leños, y además para  chupar, un pedacito de caña dulce venezolana para que no olvides esta frondosa tierra.

Luz para ti. Misión cumplida. 

descarga DR. GUSTAVO J. VOLMER,  VEN. MIEMBRO DEL COMITE MUNDIAL

Carta de Gustavo Vollmer a razón del centenario de Scouts de Venezuela en el 2013 http://www.scoutsvenezuela.org.ve/index.php/9-noticias-slide/71-carta-de-gustavo-j-vollmer-a-los-scouts-de-venezuela

2 comentarios en “Misión cumplida Gustavo, hermano y jefe scout

  1. Que belleza de escrito. Yo me lo encontraba en otra Iglesia y a pesar de que compartimos solo una vez, siempre se acordaba de mi y me saludaba con carino. Creo que tenia ese don de enternecer a la gente. Y una memoria estupenda. Se que sus nietos cuidaran su gran legado y lo haran perdurar en el tiempo.

    p.d.: va sin tildes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s