La oscuridad más dulce

Mírame despacio que soy un pedazo de noche que invoca a Dios.

Escóndeme en tu corazón como se hace con el último trocito de chocolate.

Mira mi sudor que se resbala como el melao de caña en la caldera.

Piérdete en mis ojos que no hay oscuridad cuando existe el amor.

Apriétame en tu pecho como si fuese la última estrella del cielo.

Entiende mi silencio como si fuese un canto sagrado.

No veas sombras en mí,  soy solo inocencia y esperanza.

Aquí estoy completa, un capullo de cayena que florece, una mata de guayaba que da frutos, una tacita de café cargado que te despierta.

Solo si aprendes a verme sin tanta piel, sin tanto dolor, encontrarás un Salmo a través de mi que te dará la bendición.

10626201_10152521808279576_422346878124040224_o

Escrito inspirado en la foto de Gil Montaño, venezolano, talentoso, de fotografía íntima, personal. 

Esta hermosa niña es haitiana y la captura fue hecha en República Dominicana, no importa que no sea venezolana, igual es nuestra, igual Dios le abrirá camino.

Gracias Gil por prestármela para que mis letras danzaran en su perfecta oscuridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s