Un cuento de no navidad

La noche estaba llena de voces ahogadas de oraciones que se habían vuelto blanquecinas de tanto sudor agrio sobre las estampitas. Latidos apresurados como de presa cazada, dientes hundidos de desesperanza y agonía. De nuevo la noche, de nuevo el lamento.

El amanecer llegó apresurado. Ella se movía de un lado al otro de la cama, revisaba el celular, no había mensajes nuevos, nada, nada. Las manos sudorosas se resbalaban por la baranda de la cama, con las últimas fuerzas que da el amor se acercó con suavidad y besó la frente de su hijo. No despertó; pero el suave susurro de su pecho se aferraba a la vida como un ángel que sabe tener una misión. La enfermera entró sin expresión alguna, así se endurece la piel y las pupilas de quienes han conversado tantas veces con la muerte. Miró concentrada a la criatura, sintió el jadeo lloroso de la madre. -Nada, no ha llegado nada. Dicen que aún no hay -. Se dio la media vuelta y salió dejando una estela de mentol y cuerpo sudado.


Afuera la ciudad se desmoronaba entre las colas, un corneteo incesante, desproporcionado y esquizofrénico que invadía la trémula paz hospitalaria. A pocas cuadras un centro comercial se convertía en un hervidero, la necesidad desgarradora de comprar por comprar, de lucir sin tener alma. Una foto feliz -pal feizbu-. Un madre entra a codazo limpio en una juguetería, -es que no le había parao a la carta esa, el chamo quiere no sé que, ya está como grande para la cartica esa, ahora voy a tener que parir ese juguete. La dependiente sin hacerle mucho caso a la queja materna solo le dijo -no hay-. El desespero se apoderó, una que otra grosería se fue liviana y sin vergüenza sobre todos lo presentes, taconeó duro, apretó uno de sus puños y hundió sus uñas de gel sobre las manos hinchadas de tanta ansiedad.


Dos madres, en el mismo día, el país del no hay.


Dos madres que agonizan en distintas realidades, la primera que no le puede importar absolutamente para nada lo que le pasa a la segunda; la segunda que ni por su mente y menos por su corazón se imagina lo que le sucede a la primera.


Mientras estas realidades coexisten, algunos padres han vendido hasta su alma al demonio por tratar de conseguir el último juguete de moda, comprando cupos de internet, sobornando dependientes de jugueterías, gastando hasta la última cuota de sus extra créditos de las tarjetas, empeñando sus quincenas de al menos un trimestre del siguiente año, por decir poco; todo por no ver decepcionados a sus hijos al pie del árbol de Navidad que se va deshojando por los últimos rastros de la inocencia infantil.
Mientras estas realidades coexisten, algunos padres, más de los que quisiera recordar en este momento, hacen redes de apoyo, juntan sus manos en oración sin conocerse, dejan de dormir para solamente cerrar lo ojos y llorar en silencio, recorren cuanto Ministerio e Instituto de Gobierno conocen, se han vuelto sombras silentes y rabiosas en las farmacias sociales. Nada. No hay para tratamiento completo para cubrir las necesidades de quimioterapia de miles de niños que padecen de cáncer en Venezuela. No hay.


Esta noche navidad muchas familias se verán regocijadas con un árbol lleno de regalos; otras se verán regocijadas por al menos tener un amanecer más con su hijo enfermo. La Navidad nos abraza a todos, incluso a los no creyentes; pero no a todos nos toca el corazón. Si tienes chance esta noche invoca un milagro.


Niño Jesús perdónanos por este país fragmentado. Bendice y sana cada hogar que tiene como huésped al cáncer, a cada hogar sano para que sea productivo y feliz. Que vuelva la luz plena, sin distingo, sin colores.


¡Por Dios que vuelva la paz!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s