Una semana en paz

Semana Santa fue para mí una oportunidad para reencontrarme con la calles de Caracas, esas, a las que ahora les huyo con más frecuencia.

El poder agarrar mi cámara y documentar es uno de los placeres más importantes de mi vida. La cámara es una extensión de mi corazón, mis ojos. Lamentablemente ya no se puede cargar con libertad, entonces Semana Santa fue una posibilidad.

Estuve en tres municipios, el Domingo de Ramos fui recibida en la cordialidad que aún entregan los vecinos de Chacao, esa ingenuidad que resiste a quebrantarse a pesar de todos los sucesos violentos que han vivido desde febrero del 2014.

IMG_0843

El miércoles Santo no fui a la iglesia sino al encuentro con la naturaleza, arriba en nuestra amada Ávila, estaba llena de gente, no saturada, pero si llena. Tuvimos el gusto de ver el acto de Álvaro y su títere “El Abuelo”, lo pueden seguir en Twitter @elmundoalrevesb. A mitad de la representación, pidió – no más balas-, cosa que me arrugó el corazón, porque cierto es que en Venezuela sobran las balas que matan inocentes cada día. Hubo silencio y luego aplausos tímidos. Sé que todos vivimos con miedo. Todos.

El Ávila siempre hace una cura instantánea, los caraqueños somos agradecidos con su majestuosa presencia.

IMG_0992

Luego el Jueves Santo, tuve la plácida caminata por el centro de la ciudad, siete templos, siete oraciones, y muchas fotos. La ruta totalmente resguardada por policías, voluntarios y paramédicos; empezamos en Santa Teresa, luego San Francisco, La Catedral, Santa Capilla, Altagracia, Las Mercedes y cerramos en La Candelaria, a la cual no pudimos entrar porque extrañamente abría después de las 4 p.m.

Me encontré con un centro de Caracas limpio, pero también son los excesos de la revolución, que han tomado todos los espacios como suyos, incluyendo poner toldos para firmar contra el decreto de Obama. A una de las señoras que tomaban las rúbricas, le pregunté dónde se firmaba contra la violencia y su respuesta fue que esto era cosa de la patria y eso (lo que yo preguntaba) era otra cosa- a lo que yo repliqué que tenía razón, que nos maten es otra cosa. Seguí.

Mi Jueves Santo finalizó en familia, almorzando bacalao, conversando de la vida, apoyándonos en las cosas que no podemos cambiar y soñando con las que sí. Gracias hermana.

IMG_1311

IMG_1198

_MG_1119

El Viernes Santo nos fuimos muy arriba, hasta el barrio Nazareno de Petare, donde se conmemora uno de los Via Crucis más famosos de la ciudad. Este 2015 llegaron a los 29 años consecutivos de representación, guiados espiritualmente por el Padre Raúl María Salazar. Yo tuve la oportunidad de estar en el 2011 y ahora en regresar. Es digna cada actuación, el respeto por la historia Bíblica, la concentración de los muchachos, muchos unos simples niños iniciando la tradición, otros ya hombres y mujeres que ha crecido con ella. Es de aplaudirlos siempre. Larga historia para el Via Crucis en el Nazareno de Petare.

A muchos les dará temor ir, pero es una de las actividades más seguras de la Semana Santa en toda la ciudad, cuenta con protección policial, paramédicos, la asistencia de la Alcaldía de Sucre, así como decenas de fotógrafos  y prensa.

De unos años para acá habilitan autobuses para subir y bajar, que van custodiados todo el tiempo. Me gustaría que no fuese necesario, pero así van la cosas en Caracas.

_MG_2067

Mi sábado de Gloria fue en compañía de mis compañeros de coaching, conversamos, estudiamos, comimos helado, nuevamente nuestra coach nos brindó dulzura, sabiduría y paciencia; se me esponja el corazón a tu lado Alberto. Es milagroso seguir consiguiendo gente buena en el camino.

11108360_10155414730780352_6792878291820177375_n

La tarde fue para el cine, una salida linda de tía y sobrina. Hay que atender los afectos, construirlos y disfrutar de lo simple. Fui feliz Carmen.

Hoy Domingo de Resurrección, amanecí dando las gracias y dedicada a editar todas las fotos de esta semana, la mayoría las pueden ver en https://flic.kr/s/aHsk9MSbTD

_MG_1164

Gracias Dios por esta Semana Santa, por mi amiga Luna, cómplice de estas cacerías fotográficas, a Mónica que siempre nos ha ensañado el poderoso poder de la fe.

Debo decir que tuve un paréntesis del miedo, una semana en paz.

11084279_10155337138230315_1751453127959587957_n

Antes de cerrar este post quiero ofrecer plegarias por Kenia y la terrible tragedia que ha sido el asesinato de 148 alumnos de la universidad Cristiana de Garissa. El odio religioso sigue siendo un acto terrorista y esta vez nuevamente en suelo africano, en plena Semana Santa,

Muchos estamos impactados por el silencio de las grandes figuras mundiales, es terrible ver cómo cuando es en el continente africano que pasan estas masacres, hay silencio; muy distinto a los sucesos de Enero en Francia, que se avocó todo el mundo a reclamar paz.

Tal vez la paz es sólo para algunos. No me queda más que orar por las familias. A mí si me duele África, el mundo en realidad y todas sus criaturas.

1157481

Señor en ti confío, apiádate de tus ovejas.

_MG_1299

Madre, gracias por tu presencia en la advocación de la Virgen de Fátima.

_MG_1298

San Miguel, excelente trabajo como siempre, aquí abrigada de tus alas.

_MG_1288

2 comentarios en “Una semana en paz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s