Un beso a la vez – a dos voces con Jesús Tadeo

YO

¿Cuál es tu prisa? Quédate en mis mejillas con tus labios, disfruta como empiezan a arder con tu presencia.

No me dejes cerrar los ojos, ni que oculte mi deseo. Bésame.

Piérdete en mis pupilas dilatadas como mi vientre que te llama.

Sujeta despacio mi cuello, lléname del perfume desnudo de tu deseo.

Muerde mis labios de a poco, alborota mi alma insatisfecha.

Cuando desees partir, recuerda que lo que nos salvará la vida, es encontrarnos despacio.

Un beso a la vez.

face 6_phixr

Autorretrato. Humedad.

 

 

ÉL

No es prisa, es ansia, anhelo; un deseo al mismo tiempo de quedarme y recorrerte …
Te disfruto, en el beso que inicia y en el que pretende que acaba y recomienza …
Tus mejillas empiezan a arder, pero busco también que el fuego te invada el r
esto del cuerpo, que te llegue al alma…

Lentitud, rapidez, en tu boca las horas no existen, no hay tiempo, sólo los ritmos que marcan tu lengua y la respiración agitada,
el gemido oportuno …

En tus pupilas me encuentro y si escucho el llamado de tu vientre, he de acudir como el león a la caza …

Sigiloso hasta clavar mis colmillos en la deliciosa carne, que en mi boca se derrama…

Nos salvará de la vida encontrarnos despacio…

Pero para encontrarnos niña,
para encontrarnos,
primero ,
es necesario perdernos…
Un beso a la vez …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s